Liberando el cuello y la mandíbula
 
“Cuando la boca y la garganta se suavizan, emerge la verdadera voz”
 
El cuello y la dentadura actúan muchas veces, como un pararayos del exceso de tensión en nosotros.

Las emociones despiertan la alarma en nuestro Sistema Nervioso para que ejecute alguna acción. Cuando esa acción o movimiento no se lleva a cabo por alguna inhibición, la tensión muscular aumenta. En el caso de la sobrecarga en la mandíbula y el cuello, puede deberse a la interrupción de la expresión verbal de emociones intensas.

Existen patrones neuromusculares aprendidos, en relación a la comunicación con los demás, que pueden a la larga generar dolores y tensiones crónicos.

En este taller abordaremos este tema a través de movimientos suaves e inteligentes, de forma que podamos renovar las conexiones neuronales y así descronificar las tensiones, dolores y limitaciones existentes.